Era un vampiro

Era un vampiro

Hace un par de días un tipo se cayó en la bici a mi lado. Hoy me tocó a mi. Karma.

Lo vi todo en cámara lenta y dije: hoy es mi día.

Primero fue la abeja, la vi venir, nos miramos a los ojos, ella me hizo señas para que le dejara paso, quítate tú debo haber contestado porque su rostro cambió y se fue directamente al cuello, como los vampiros.

Por supuesto, yo no llevaba estaca y me defendí como pude a mano limpia. La tomé por las alas, y por las patas delanteras y las del medio y las traseras. Demasiadas patas para tan pocas manos. Fue un forcejeo a muerte. Y ya viéndose perdida, antes de sucumbir aplastada, clavó todo su odio en mi cuello.

La mano que me quedaba libre apretó el freno como reacción al dolor.

Y aquí estoy hace media hora, sentado en el jardín de unos viejitos amorosos que viven en esta casa tan de cuento de hadas, que vieron el combate y se ocuparon de recoger a las víctimas. En su jardín yace (nunca he escrito esa palabra, no sé si esté bien) yace quien en vida fue Maya, la abeja. Y yo me pongo hielo en el codo y una cebolla en la garganta.

No lo he podido ver, por supuesto, pero me dicen que tengo dos puntitos en el cuello, era un vampiro.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Era un vampiro

Categoría: Blog, Humor