Alcohólicamente hablando

Alcohólicamente hablando

Alcohólicamente hablando la cosa es muy fácil.

Te invitan a comer, tú te apareces con una botella de ron cubano y la gente lo agradece muy cortés, europeamente hablando.

Así lo he hecho durante años, así lo dictan las buenas costumbres. Havana Club Añejo 7 años es lo mejorcito, la ropita de los domingos de los guajiros, cubanamente hablando.

Pero esta vez pasé a por una botella de Ron Botucal, el mismo que me hizo perder por knock-out aquella apuesta por el mejor ron con mis colegas venezolanos, alcohólicamente hablando

Se alegraron muchísimo y yo quedé bien. Nos tomamos la botella en una sentada. «Rafa, vamos, es que esto ron, lo otro era.. » y la frase quedó inconclusa. Así, disolviéndose en el aire, educadamente hablando.

Paso revista en mi memoria ¿Cuántas botellas de Ron Havana Club habrán atormentado amigos, rumbas y guateques en todos estos años? ¿Veinte? ¿Treinta? Papelaceramente hablando.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Alcohólicamente hablando

Categoría: Alemania, Blog, Cuba