No necesitamos mesías

No necesitamos mesías

La escuela cubana nos enseñó que para que hubiese un cambio debia haber entre cosas un líder y un programa. Acomodaban así la historia a la inevitabilidad de un Fidel Castro y un programa del Moncada. Implantaban la teoría del lider insustituible, el mesías necesario que encamina a la patria hacia el futuro, Ya tenían un apóstol y de ahí en adelante todo era enseñar el catecismo a la cubana.

¿Hace falta un mesías?

Llevo veinte año en Alemania, me gusta la historia, dedico tiempo a hablar con gente que estuvo en el cambio, que lo vivió en primera persona.

Hubo en la RDA una serie de manifestaciones sucesivas, las «manifestaciones de los lunes», que hicieron colapsar al sistema en crisis terminal. Hubo un documento que recogía las demandas. Pero no hubo «cabecilla», ni programa. A excepción de Polonia que tuvo a Lech Walesa, ningún otro país de la Europa del este tuvo un líder visible.

Después de la caída del socialismo aparecieron los diferentes partidos con sus diferentes programas que han hecho a todos estos países abrazar el éxito en poco tiempo. Todos a diferentes velocidades, teniendo en cuenta su historia y condiciones. No es lo mismo la RDA que Rumanía, está claro. Lo innegable es que todos han avanzado más en las dos últimas dos décadas que en todo su medio siglo de socialismo. He estado rn varios de esos países. No he encontrado nadie que vivió aquello que desee regresar. Ni uno sólo. Quienes tienen palabras de halago al socialismo y camisetas del Che Guevara nacieron mucho después.

Volviendo a Cuba, una de las primeras tareas es quitarnos la costumbre de esperar por un líder, alguien en quien depositar nuestra confianza y nuestra responsabilidad. Ese modelo desemboca siempre en dictadores de ego gigantesco.

La democracia es tarea de todos y se hace con la participación de todos. No hay elegidos. Los políticos son servidores del pueblo y NO son piezas insustituibles.

En pocos días Angela Merkel va a retirarse de la política, ha hecho el trabajo que se esperaba de ella, el que se le pagó para hacer y cuando se retire nonseble debe nada. Se irá con una pensión acorde a lo que establece la ley. Ley que no hizo ella, tan transparente que yo puedo saber cuánto ganará.

A los cubanos nos han enseñado a depender del estado. Las democracias más robustas del planeta funcionan al revés, el estado depende de pueblo.

Así funciona la democracias. Es lo que se espera de un servidor público. Es la primera asignatura que tenemos los cubanos. La democracia es cosa de cada uno de nosotros. Digamos no al próximo mesías. Hagamos cada uno lo nuestro, empujemos cada uno el muro. Cada uno desde su posición es importante, muy importante. Hasta que un día el muro caiga

¿A qué viene esto?

Pues a que estuve dos días en un grupo de debate cubano. Andan buscando un mesías, el próximo mesías. Aquellos interesados en el puesto envíen por favor su currículo y dos fotos de cuerpo entero

Un comentario en «No necesitamos mesías»

  1. Mario G. Castillo Santana

    Muy sobrio y muy razonable. Hermosa tipografia, deliciosa. Discrepo en varias apreciaciones sobre Europa del Este, pero son matices solo para conversar. Acuerdo de fondo: no mas mesias, no mas entrega a semidioses liberadores. Quiero suscribirme.

    Responder

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

No necesitamos mesías

Categoría: Blog, Cuba, Opinión