Así funciona la democracia.

Así funciona la democracia.

Han sido días convulsos en Cuba. Gente muere por falta de organización, un ministro con máscara N95 critica a los médicos que luchan sin los medios mínimos de protección en primera línea, médicos demuestran su desacuerdo, la seguridad que los amenaza y ahora una ley que criminaliza oficialmente a todo aquel que diga algo incómodo en Internet nos acerca a Norcorea y China.

He tenido ya un par de encontronazos con alguna que otra ciberclaria. De esas que dicen, sin haber salido de su provincia natal, que eso es algo «normal» en todo el mundo. Ciberseguridad le llaman. A un meme.

Pero el mundo es amplio, más amplio que el horizonte estrecho que abarcan estos ciberciegos.

Preciasamente en este momento hoy 17 de agosto las noticias llenan mi pantalla: el personal de enfermería de las unidades de cuidados intensivos de los hospitales más grandes de Berlín (Charité y Vivantes) han anunciado una huelga a partir del lunes si sus demandas de mejor paga y mejores condiciones de trabajo no son aprobadas a más tardar el viernes. Se niegan a volver a experimentar las misma «dejadez del estado» que vivieron el año pasado si se diera otra ola de contagios. No tengo que decir que las condiciones de trabajo aquí son infinitamente mejores que en Cuba, que los medios de trabajo están ahí, que todo funciona, que las ambulancias sobran y hasta un helicoptero en la puerta está listos para traer a cualquier enfermo en cuestión de minutos. Pero s niegan a hacer más dobles y triples turnos. El estado tiene que contratar más gente y pagarles debidamente. Punto.

Esta huelga ha sido planeada, anunciada y negociada públicamente a través de Internet. Los organizadores y participantes han tenido la oportunidad de explicar sus demandas en la televisión (pública) a cara descubierta.
La constitución protege el derecho de los trabajadores a la huelga. Así como el derecho de todos los ciudadanos a decir su opinión de manera hablada, escrita o publicada a través de cualquier medio sin temer a represalias.

El gobierno supongo ha estado negociando bajo presión. Una huelga de tal envergadura a un mes de las elecciones es lo último que desearía un político.

Así funcionan la democracia.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Así funciona la democracia.

Categoría: Blog