El ron

El ron

Como al niño que sucumbe a la impaciencia y se estrena los zapatos nuevos la víspera del cumpleaños, así fue mi fin de semana.

¡Pero qué carajo! Un sorbito de ron no va a echar a perder la fiesta de fin de año.

Saltemos, por favor, los 10 minutos del «¿cómo abro esta cabrona botella» y vayamos directamente al contenido. A mi encuentro con la verdad. Al ron.

¡A ver! Podría ponerme filosófico e identificar a trasluz colores sepias que adornen el líquido. Dar un primer sorbo, incluso antes que los santos, y citar aromas que no conozco y barricas que no he visto en mi vida de sommelier habanero y quedar como un somalí.

Podría ponerme todo europeo y «apabullaros con palabras que no conocéis». Podría hacer muchas cosas, pero con este ron en la boca solo se me ocurre una pregunta:

— ¡Venirme o tragar!

Un comentario en «El ron»

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

El ron

Categoría: Blog, Opinión