Policía, policía; ¿Tú eres mi amigo?

Policía, policía; ¿Tú eres mi amigo?

Llegué a casa empapado en agua. Estuve mirando el cielo todo el tiempo, tengo que reconocerlo. Pero era como si también la naturaleza nos hubiese dado permiso para realizar nuestra demostración. Aguantó las tres horas, con nubes cada vez más negras sobre nuestras cabezas, cargadas a más no poder hasta el momento que decidimos terminar. Y fue entonces que se hizo el diluvio.

En casa, una vez seco me he puesto a ver nuevamente, clasificar, organizar fotos y videos. Me detengo en esta foto y comparto algunos detalles que no fueron tomados gráficamente, pero que sucedieron y están ahí:

  • Como siempre ocurre, gente de Cuba-SI se presentan a estos actos a provocar o al menos a minar la autenticidad de los mismos con gritos en apoyo a la dictadura. Y hubo quien se quejó a la policía. Su respuesta fue: “Mientras no representen una amenaza física, ellos tienen todo el derecho de expresar su opinión”. La libertad de opinión está protegida por la constitución alemana.
  • Varias veces en medio de tanto entusiasmo, de tantos “Vivas” y “Abajos” se acercó un policía, discreto, por detrás de la tribuna y luego los organizadores transmitieron el mensaje: “Por favor, las medidas de higiene debido al COVID son aplicables a los actos públicos,  guarden la distancia de 1.5 metros y mantengan las máscaras todo el tiempo. Esto se repitió varias veces. Quizás cinco o diez veces. Pero no hubo multas, no hubo detenciones, no hubo amenazas.
  • Varios de los ponentes que hablamos lo hicimos en idioma alemán. Yo les miré a los ojos mientras hablaba en su idioma, pues mi mensaje iba a ellos, a los alemanes. Ellos oyeron todo, sé que me entendieron, pero con profesionalidad no tomaron partido por uno u otro bando, ni siquiera dan opinión. Su función es mantener el orden y la integridad física de las personas que participan y las que les rodean. Ayudar a que las cosas fluyan, sea deteniendo el tráfico o asegurando que se mantengan los horarios y las zonas autorizadas. 
  • La opinión que se vende en Cuba para justificar la falta de profesionalidadr de la PNR es que la policía es un cuerpo represivo. Eso es falso.. La policía, como institución no está para proteger al gobierno o a una idea política. No supimos y probablemente no sabremos cuál es la opinión del gobierno alemán de todo esto. He visto a estos mismos agentes proteger marchas de Palestinos e israelitas, de negacionistas del Covid, de antivacunas y hasta del Partido Pro-nazi AfD que intenta abiertamente socavar las estructuras de la sociedad y el estado alemán. En ninguna de esas manifestaciones la policía ha intervenido para defender al gobierno o a un partido. Su función es proteger y ayudar a TODOS los alemanes. Desescalar y lograr la tranquilidad usando la menor cantidad posible de violencia.
  • El día 14 frente a la embajada de Cuba en Berlín, la policía hizo una zona entre los dos grupos abiertamente opuestos a la que solo ellos tenían acceso. Yo les pedí permiso para entrar a esa franja y hacer una foto. Ellos valoraron la situación al instante y amablemente me lo permitieron. Su función no es prohibir.

No podríamos haber tenido mejor escolta. Pienso que nuestras marchas, tanto en Cuba, como en cualquier rincón del planeta donde se hayan producido, son también porque queremos una Cuba donde la policía no sea una amenaza al ciudadano sino una mano que se tiende para ayudarlos y protegerlos independientemente de quien esté en el gobierno y cuál sea su línea política.

Quiero una Cuba donde sea real aquella frase dicha por un niño: “Policía, policía; ¿Tú eres mi amigo?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Policía, policía; ¿Tú eres mi amigo?

Categoría: #SOSCuba, Alemania, Blog, Cuba