Kitsch = Cheo 2.0

Kitsch = Cheo 2.0

Una de las pocas palabras en alemán que creía conocer al llegar a este país era Kitsch.

Dije «creía» porque Kitsch va más allá que nuestro Cheo de toda la vida. Kitsch es un Cheo en esteroides, como nuestro Cheo, pero 2.0.

Nuestro Cheo toma chapas metalicas, etiquetas de cigarro que no ha fumado y botellas llenas con líquidos de colores y decora un bar. En otras palabras, hace mierda con mierda. No puede ser diferente.

El Kitsch viaja en dirección contraria, convierten oro en mierda. Como esos rusos milliardäre que construyen villas que asemejan una tarta de cumpleaños en las afueras de Berlín.

Kitsch vienen en todas las tallas y sabores. Como este chófer de este bus que ha sustituido la iluminación por LEDs que cambian de colores. Gracias a él viajo hoy en una carroza que por momentos recuerda un Puticlub bajo las luces rojas o un quirófano iluminado en verde. Bajo la luz azul un pelú que viaja varios asientos delante de mí me parece Chewbacca. En cualquier momento aparece Darth Vader y me dice que es mi padre

Kitsch

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Kitsch = Cheo 2.0

Categoría: Alemania, Berlín, Blog