Estás en Alemania, aquí se habla alemán

Estás en Alemania, aquí se habla alemán

Son tantas las dificultades en el aprendizaje del idioma de esta tierra que a estas alturas he hecho cátedra en lo que no se debe hacer. Pongan atención que voy a mencionar las fases por las que pasan aquellos que batallamos con el aprendizaje de esto que aquí llaman idioma:

— Primera etapa: te atreves a preguntar algo en alemán precario. Cuando ves que ni Dios te entiende, echas mano del inglés y repites la pregunta. Entonces la gente te mira como a un insecto, te entiende, se asegura de que sepas que te entienden y te responden en perfecto idioma alemán: «Du bist in Deutschland, hier man spricht deutsch» (Estás en Alemania, aquí se habla alemán). Y sin darte tiempo a nada, dan su espalda y te dejan solo en la acera, como a un ciego sin bastón. Como la cagada de un perro que todos evitan pisar.

— Segunda etapa: Luego de muchos años, penas y papelazos aceptas que las declinaciones y conjugaciones en alemán no son lo tuyo. Están ahí, solo sirven para hacer más miserable tu vida. Por más que te esfuerces solo vas a lograr hablar como futbolista yugoslavo del Real Madrid. Aprenderás, eso sí, un par de malas palabras y ofensas gordas; útiles para cargarte en la madre del interlocutor como Dios manda cuando te recuerden que estás en Alemania y dejen tirado en medio de la calle.

— Al final de tu  vida podrás sentarte en un bar a arreglar el mundo con los curdas del barrio, que son los únicos que te hacen swing. Podrás oir y entender al Kanzler de turno sin quedarte dormido, entender chistes en la tele y gritar Toooor, mientras “el Mannschaft” alemán golea a la Seleçao brasilera. Con mucha suerte podrás hasta ligar en esa jerigonza. Tu nivel de deutsch te sacará de casi toda situación no oficial (emails no entran en esa categoría).

Hoy alguien me preguntó en el andén si la línea del Metro que esperábamos llega a tal estación y yo, sintiéndome más Deutsch que Goethe, le contesté en perfecto idioma alemán. Complacida con la respuesta, la señora rolliza me da cortésmente las gracias en un inglés con acento de película austriaca. No contenta con eso adiciona una, dos, tres, más preguntas preguntas más en aquel idioma. Yo en alemán, ella en inglés, ella en inglés, yo en alemán.

Después de varios minutos sumergido en lo profundo de tan peculiar diálogo, ya con cierto nivel de empingue en el cuerpo, se dibujó ante mí el hijoeputa que llevamos dentro y me sopló al oído. “Rafael, ¡Has esperado veinte años por este momento! ¡Dale! ¿Qué esperas?» Y sepan ustedes que levanté la mano de manera solemne, sonreí, me llené los pulmones y con una sonrisa de oreja a oreja dije:

— ¡Hey, du bist in Deutschland, hier man spricht deutsch! 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Estás en Alemania, aquí se habla alemán

Categoría: Alemania, Blog