La epidemia

La epidemia

Ayer oí por primera vez el término ortorexia nerviosa que no es más que una preocupación enfermiza por llevar una alimentación sana.

No sé cómo será en otros países, pero en Alemania esto llega a niveles de epidemia. Da igual si usted habla con un colega, un vecino o simplemente flirtea. Si la conversación pasa de los cinco minutos, invariablemente la palabra «Gesundheit» (salud) se va a colar entre los dos asociada a la comida. De hecho la palabra comida ha sido desplazada. Aquí la gente no come, se nutre.

Comer sano es sexy, algo obligado si quieres ser aceptado o siquiera entablar conversación. En la televisión se suceden uno tras otros los spots publicitarios de comida sana y programas con expertos en nutrición. Los estantes de supermercados parecen los de una farmacia, ya no importa el sabor de jugo sinonla cantidad de minerales, vitaminas que tiene.

La primera vez que me invitaron a un Brunch me aparecí con uno de mis flanes. Y ahí me enteré que un flan puede ser más peligroso que una bomba en un aeropuerto. Y yo quedé como un talibán de la nutrición.

Y entonces ayer oí el término. Ortorexia nerviosa se llama. Si alguien conoce la cura por favor en Alemania tenemos una emergencia. Necesitamos refuerzos. Quedamos pocos, dispuestos a inmolarnos abrazados a la bandera del buen comer.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

La epidemia

Categoría: Berlín, Blog, Opinión