Rebelión

Rebelión

Amigos, amigas:

Cuando lean estas líneas estaré en un lugar dentro de Cuba.

Junto a un grupo de personas dentro de la isla nos hemos organizado para luchar contra la tiranía que hoy ahoga a los cubanos. Ha sido un largo proceso llegar hasta aquí, este de organizar la lucha armada por la libertad de nuestro país.

Hemos tenido que pasar por encima de muchas cosas. Convencer, encontrar financiación, organizar, obtener los medios y entrarlos de manera oculta, mantener el secreto, desviar la atención de la seguridad, la prensa y los soplones de la dictadura hacia Miami para poder organizarlo todo desde otros lugares del mundo. 

Fueron meses difíciles, pero lo hemos logrado. Y hoy ha llegado el día de salir a la luz. Estamos en la isla para comenzar la rebelión con la esperanza de que esta vez sea la definitiva.

Tenemos miedo, por supuesto. No somos héroes, mucho menos queremos ser mártires. Pero cualquier cosa es mejor que vivir en la esclavitud de por vida. Por eso lo hacemos. Por la Patria y por la Vida

Patria y Vida


Antes de retirarme deseo decirte una cosa a tí que me lees. Porque si has llegado hasta aquí probablemente ahora mismo tu pulso se ha acelerado, la sangre se embala hacia tu cerebro. La rebelión ha empezado dentro de tí. 

Lo siento. No, no estoy en la isla aunque lo desee pero eso no es lo importante. Lo importante es que seas honesto contigo mismo y te respondas cuánto quisiste que este texto fuera cierto.

¿Cuántas veces has deseado un momento así desde el 11 de julio o quizás desde antes?

¿Cuántas veces has deseado escribir esa declaración en primera persona?

¿Cuántas veces has deseado “que pasen cosas” porque estás convencido que este pacifismo no conducirá a nada?

No tienes que convencer a nadie que cada vez te es más difícil ser políticamente correcto. Que cada vez estás más convencido de que la dictadura no va a conversar contigo mientras tenga la ventaja de la fuerza. Que no va a oir demandas ciudadanas, ni a las redes sociales y mucho menos va a aceptar un plebiscito. ¿Por qué lo haría si ellos son «la vanguardia», los elegidos, están pa’ mandar y tú pa’ obedecer?

Tú y yo sabemos que cada día más de propaganda, de “baños de pueblo”, de juicios express y decretos/leyes es un día menos en la cuenta regresiva hasta el momento que tú salgas a la calle gritando Libertad y que sea lo que Dios quiera.

Cuántas veces has dicho a solas: “Ellos no me van dejando opciones».

Cubano, esta no es mi carta de despedida, es la tuya. Acaba de salir del closet del pacifismo y acepta que no queda otra opción que la rebelión.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

About:

Rebelión

Categoría: Blog, Cuba