Friedrischpalast

Friedrischpalast

Los más viejos, aquellos que nos criamos en Cuba con televisor en blanco y negro, recordaremos el nombre. «Ein Kessel buntes». El programa de la RDA de los setenta donde cada tres minutos salía el ballet de la televisión de aquel país a bailar Can Can.

Toda aquella cosa ocurría aquí, en el Friedrichstadt Palast, en el centro de Berlin oriental. Sus shows hoy aunque con otro nombre, más colores y tecnología no distan de aquellas sesiones setenteras. A sus coreografías inanimadas no las devuelve a la vida ni Dios. Pero esa es otra historia.

Esto va de Arquitectura y en ese tema hablar del Friedrichstadt Palast es otra cosa. Este edificio es el paradigma de la arquitectura prefabricada de la RDA y más allá. Sus fachadas constituyen una obra de arte en hormigón. Sus rosetones en este material podrían competir con los de cualquier iglesias gótica llegado el momento.

Porque el arte de la construcción en Alemania tiene mucho más que ver con la industria que con la manera artesana que nos legó España. Aquí todo lo que se pueda prefabricar se prefabrica, todo lo que se pueda hacer en un taller de allí sale. En parte porque las temperaturas no dejan mucha opción, en parte por economía o simplemente por el resultado final que siempre es admirable.

Por eso he visto repetir una serie de planos a mis colegas para corregir dos milímetros en una escalera. Y no he visto jamás ese bosque de palos, ese malbaratar madera que constituye el encofrado de una escalera.

A propósito, con «Ein Kessel buntes» ocurre como con la mayoría de los nombres comerciales. Suenan interesantes en otros idiomas pero son un desastre en castellano. ¿O a alguien se le ocurriría llamar «Un caldero de colores» a un programa de sábado por la noche.

Galería Friedrichstadt Palast

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Friedrischpalast

Categoría: Berlín, Blog, Galerías de fotos