Lo básico del diseño básico

Lo básico del diseño básico

En septiembre de 1984, cuando aún era yo un estudiante primerizo que ocupaba un lugar en uno de los enormes salones de conferencias de la facultad de Arquitectura en La Habana escuché una frase que nunca he olvidado: «Nadie sabe lo básico que es el diseño básico».

La línea, la curva, la forma, el color como base de todo lo que vino después tenían una importancia vital que nosotros, bestias recien salidas del PRE no podíamos llegar a entender por entonces. Locos estábamos por empezar a hacer «cosas serias», cálcular estucturas, dibujar intersecciones, hacer perspectivas, proyectos, imitar a Wright o Le Corbusier (Le Corbu para sus amigos según Segre), pero en aquel momento en la asignatura Diseño Básico repetíamos líneas hasta el infinito, jugábamos con temperas de colores, todo abstracto, mirado por la ventana, pidiendo a Dios que por favor hiciera sonar aquel timbre que nos liberaría de aquel castigo.

«¡Básico ni básico!».

Esta semana tuve la primera reunión de padres en la nueva escuela de mi hija. Ha comenzado en una «Berufschule», algo así como nuestro PRE de ciencias exactas, pero aquí los hay de ciencias, de humanidades y de diseño. Quizás haya más, pero esos son los que conozco.

Miraba las paredes llenas de garabatos mal hechos, sombras hechas por estudiantes «crudos» que acaban de empezar y me remonté a aquella época. Mi hija grita «hasta cuándo voy a estar haciendo líneas!» y yo sonrío y le respondo: «Nadie sabe lo básico que es el diseño básico».

Dos días más tarde, estoy yo en casa, casi cuarenta años después, haciendo las sombras de edificios, escaleras y taludes sobre el terreno. Usando el ordenador sí, pero todo se reduce a lo básico: líneas, formas, intersecciones y su relación entre ellos.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Lo básico del diseño básico

Categoría: Blog