Actos de repudio en Cuba y humillación pública en Alemania

Actos de repudio en Cuba y humillación pública en Alemania

Historia – Actos de repudio en Cuba y humillación pública en Alemania

Me había dado de baja de Cuba. Porque cansa, porque los años pasan unos tras otros, sin que pase nada, solo los años. He evitado incluso hablar a los alemanes que me rodean, los más cercanos, de cómo opera la dictadura cubana. Creí que sería fácil hacerles ver las similitudes entre los actos de repudio en Cuba y la humillación pública en Alemania bajo el nacional socialismo, incluso a gente que lleva aún las huellas de la Stasi. Pero su falta de solidaridad, la comprensión con la dictadura militar que reina en Cuba me ha hecho guardar silencio. 

Me había dado de baja de la cosa cubana porque cansa. Está permitido cansarse. Por eso nunca he hablado de los numerosos grupos opositores ni de las constantes violaciones de derechos humanos que ya son «cosa normal», parte del paisaje noticioso diario junto a los autos bomba en el medio oriente o las altas y bajas de la Bolsa de Nueva York.

A decir verdad, ni siquiera me sentí de ánimo para opinar sobre el movimiento San Isidro que hoy ha llevado la cosa un poco más allá a riesgo de sus vidas. Tampoco la noticia de que el Cardenal haya preguntado la dirección del movimiento, como si San Isidro le quedase muy lejos. Quizás sí, porque aún no se ha presentado. Pero de la iglesia, y más aún la iglesia cubana, no se puede esperar mucho. 

Nada de esas cosas habían podido hacer mella en la coraza que me he construido entre la isla y yo. A este mi muro de Berlín. Hasta ayer.

Cuba 1980

Fue una noche de abril si no me equivoco. Yo había salido en una de mis primeras andanzas por el barrio. No hacía nada especial, salimos a caernos a mentira en algún parque cuando de pronto llegó la vieja como loca a buscarme. Y antes de que comenzara el choteo de los socitos, llegaron una tras otra las madres, asustadas todas, a recoger a sus retoños porque ninguno pasaba de los quince años. 

De vuelta a casa ya oí la noticia de que algo pasaba en una embajada, una guagua, mucha gente que se va. Nada claro Y al día siguiente en el matutino escuché por primera vez la palabra «escoria».

No voy a jurar que no repetí consignas en aquel matutino y en los que siguieron. Gritamos todos o eso creo porque a estas alturas, leyendo las noticias y comentarios de cubanos en extramuros, parece que soy el único ex-pionero de la isla. Sí, soy una especie rara, yo estaba solo en aquellos matutinos. 

La vieja, eso si, me prohibió participar en aquellos linchamientos públicos a quien había decidido largarse del país. A decir verdad y en mi defensa, tampoco es que yo tuviese predisposición por tal barbaridad.

Alemania 1933 – 1945

No todo ha sido malo para mí durante la pandemia del Covid. Los meses en cuarentena me dieron la oportunidad de disponer del tiempo a mi antojo. Y creo haberlo usado bien en conocer la historia del país donde vivo desde hace 20 años y que comparte con mi lugar de origen una historia bastante similar. 

Hay en el centro de Berlín un lugar del que todo cubano debía conocer su existencia. Que debería incluirse en los libros futuros de historia. O quizás construyamos uno similar allá en La Habana. Material, no nos faltará para construir una exposición permanente y gratis para que no quede dudas de cómo funcionan los regímenes totalitarios:

Topografía del terror: Gestapo, SS, Oficina principal de Seguridad del Reich

Llegué al lugar por casualidad, al salir del cercano Checkpoint Charles, donde en 1961 los cañones de tanques soviéticos y estadounidenses se besaban en la boca. Y lo que creí sería una visita de pasada se alargó por más de tres horas.

Todo lo que leí, las fotos que miré me eran tan familiares que, de no ser porque la exposición era en idioma alemán, bien podría haber sido la historia de Cuba de los últimos años. 

Comencemos por esta foto de una de las mas conocidas frases de Adolfo Hitler:

No nos rendiremos JAMAS. Podremos llegar a ser destruidos, pero nos llevaremos un mundo con nosotros. 

Los cubanos mayores recordarán los cohetes nucleares rusos en 1961 apuntando desde Cuba a Estados Unidos. Luego llegaron el «Patria o Muerte» y el «Primero hundiremos la isla en el mar que renunciar a la gloria que se ha vivido» que ya viví en carne propia.

Ahora miremos estas otras fotos:

Acto de repudio en la Alemania Nazi. humillacion publica de mujeres alemanas por tener relaciones con prisioneros de guerra
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación publica de mujeres alemanas por tener relaciones con prisioneros de guerra
Acto de repudio en la Alemania Nazi. humillacion publica de mujeres por mantener relaciones con extranjeros o prisioneros de guerra
Acto de repudio en la Alemania Nazi. humillación publica de mujeres por mantener relaciones con extranjeros o prisioneros de guerra
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación publica a judíos que tenían relación con mujeres cristianas
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación publica a judíos que tenían relación con mujeres cristianas
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación publica a un hombre que votó NO en el referendum para que Alemania saliera de la liga de las naciones
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación publica a un hombre que votó NO en el referéndum para que Alemania saliera de la liga de las naciones
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación pública - Me involucré con un polaco
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación pública – Me involucré con un polaco
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación pública de un adversario político
Acto de repudio en la Alemania Nazi. Humillación pública de un adversario político

Actos de repudio en Cuba y humillación pública en Alemania. Diferencia grotesca

Sí, la Alemania nazi ya había implementado los actos de repudio mucho antes. Ni siquiera en eso somos originales. Aunque los cubanos hemos adicionado una diferencia grotesca al acto de aniquilar en público al adversario o simplemente a quien no piense como nosotros.

¿Son los mismos actos de repudio que ayer cumplieron 40 años en Cuba? Mira nuevamente las fotos que atestiguan como se humillaba a personas diferentes. Diferente manera de pensar, de actuar, diferentes religiones.

Vuelve a mirar las fotos y verás como yo vi en ese momento: Los actos de repudio en la Alemania nazi estaban organizados y se llevaban a cabo por uniformados, de cuerpo presente. Los civiles en las fotos callan. Podrían estar de acuerdo o no, pero no participaban activamente.

Y eso es lo grotesco de la cosa cubana, los actos de repudio, las humillaciones, incluso los ataques son llevados a cabo por civiles. Ya me dirán que son segurosos vestidos de civil. Y por supiesto que los hay. Pero vuelvan a mirar los videos que pueblan YouTube y verán cientos de señoras mayores, jóvenes, muertos de hambre todos, represores por cuenta propia, un pueblo bailando, musicando el dolor ajeno, injuriando.

Y la cosa es más surrealista si es posible porque los injuriados defienden los derechos de quienes los injurian.

¿Recuerdan aquel video de la gente gritando en un acto de repudio: «Abajo los derechos humanos «?

Hoy alguna gente, unos pocos en Cuba levantan la voz contra las medidas que pretenden dolarizar el país que dice alto y claro que Cuba no está bien y son acusados de estar al servicio de Estados Unidos por gente que no tiene posibilidad de ver un dolar ni de lejos.

¿No es grotesco? ¿Merece ese pueblo el más mínimo sacrificio? ¿Merece ese pueblo la gente de San Isidro?

De momento, los actos de repudio cumplieron cuarenta años de vida en el parque central de La Habana y ahi siguen.

Destrucción del estado de derecho

De vuelta a la Alemania Nazi, mi recorrido terminó en esta foto.

Gestapo: La policía secreta del estado

El primer párrafo dice:

La destrucción del estado de derecho fue acompañada por la toma de la policía por los nacionalsocialistas. Fue de importancia decisiva para la «toma del poder» nazi. Los derechos básicos fueron primero restringidos y luego completamente abolidos. Los periódicos fueron censurados, las reuniones fueron prohibidas. Aquellos que pudieran haberse opuesto a la «revolución nacional» debían ser rechazados o eliminados. Las redadas con miles de detenciones, en las que la policía fue reforzada por «policías auxiliares» de las SA y las SS, se dirigieron primero contra los comunistas. Pero también otros oponentes del NSDAP fueron amenazados, maltratados, humillados públicamente y arrestados

Actos de repudio. Todo tiene un final

La Alemania nazi se sintió eterna. Si bien su final estuvo a manos de los ejércitos rojo y aliados, esta situación fue la cosecuencia lógica de un régimen que se envenenaba a sí mismo con odio. A finales de la guerra, ya el pueblo alemán había empezado a darse cuenta de que los líderes populistas los arrastraron por muy mal camino. Se sucedían más y más los casos como el de la foto, un hombre que se negó a seguir a la multitud y saludar al Führer. Luego vinieron miles de perseguidos y prisioneros políticos. Demasiado tarde; pero más vale tarde que nunca

Un hombre se niega a saludar al führer
Un hombre se niega a saludar al führer

Esa es más o menos la historia ilustrada de antemano de lo que ocurre hoy en Cuba. Más o menos lo que ocurre en San Isidro.

Alemania hoy ¿Cuba mañana?

Los alemanes aprendieron de la manera más cruel lo que es vivir bajo el régimen nacional socialismo. Por eso hoy el primer artículo de la constitución alemana dice :

La dignidad humana es intangible. Respetarla y protegerla es obligación de todo poder público. (2) El pueblo alemán, por ello, reconoce los derechos humanos inviolables e inalienables como fundamento de toda comunidad humana, de la paz y de la Justicia en el mundo»

Ojalá diga algo así la nuestra mañana.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

About:

Actos de repudio en Cuba y humillación pública en Alemania

Categoría: Alemania, Blog, Cuba, Opinión Etiquetas: , ,